martes, 15 de octubre de 2013

"El único que da ultimátum es Dios", afirmó Mujica


MONTEVIDEO.- "¿Ultimátum? El único que da ultimátum es Dios." Con su estilo, el presidente de Uruguay, José Mujica, respondió a un periodista que le preguntó acerca del emplazamiento del canciller argentino, Héctor Timerman, que ofreció esperar un par de días antes de recurrir a la Corte de Justicia de La Haya para dar tiempo al gobierno uruguayo de retornar a una mesa de diálogo, luego de haber autorizado un incremento en la producción de la planta UPM (ex Botnia).
Mujica, que no es creyente, rechazó así la intimación de Timerman. Minutos después, sin embargo, la cancillería argentina ensayó una aclaración por Twitter. "La Cancillería desmiente que el canciller Timerman u otro funcionario hayan realizado algún tipo de «ultimátum» al Uruguay. Es una provocación inventada por medios afines a UPM", indicó, en un intento de bajar las tensiones del conflicto.
En Montevideo creen que el conflicto con la Argentina seguirá, al menos hasta después de las elecciones. Aseguran que la puesta en escena de Timerman y el gobernador entrerriano, Sergio Urribarri, persigue un objetivo electoral: sumar votos en Gualeguaychú.
Por otra parte, más allá de denunciar que la Argentina violó el Tratado del Río Uruguay al emitir los informes medioambientales de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), sostienen que el vecino país nunca suscribió los niveles de contaminación denunciados por la Argentina. Por el contrario, creen que las metas que mostró Timerman fueron fijadas unilateralmente por Hernán Orduna, el representante argentino en la CARU.
Mientras los gobiernos de la Argentina y Uruguay se enredan en un nuevo conflicto, la planta finlandesa UPM sigue fabricando pasta de celulosa y exportándola a países de Asia. El material sale en barcazas por el río Uruguay y cambia de barco en Nueva Palmira. Y de ahí al mundo. Ahora produce más que el año pasado, porque ya entró a regir una resolución del Ministerio de Medio Ambiente, que dio la autorización, condicionada a establecer ocho mejoras en los controles de su impacto ambiental.

CONTRA LA CORRUPCIÓN

Desde el gobierno uruguayo se afirmó a LA NACION que la voluntad de dialogar con la Argentina se mantiene siempre porque así lo ha dispuesto el presidente Mujica, pero no porque el canciller Timerman emplace a Uruguay públicamente.
"Lo hecho hecho está", dijo una fuente del gobierno, que vinculó esa afirmación con lo que el propio Mujica dijo sobre condiciones para los negocios. En efecto, hizo referencia a la necesidad de transparencia, al respeto de los compromisos y al cumplimento de lo resuelto. Puso énfasis en que "hay que tener una conducta".
"Me enorgullezco de tener una administración que si bien puede tener muchos defectos -no se caracteriza por trabajar muchas horas o de sacar los expedientes-, pero es la más honrada de América del Sur, que tal vez quisieran tener algunos países, hasta los del primer mundo", dijo Mujica.
El presidente oriental destacó el alto nivel de transparencia y seguridad jurídica del país y su secretaría de prensa subrayó una de sus expresiones.
Mujica hizo referencia a los episodios de coimas. "Si algún día alguien que quiera hacer algún negocio y lo quieren coimear, y no nos dicen, ahí estará perdido si nos enteramos; no aceptamos la prostitución de las decisiones, queremos claridad, que es el único capital que tenemos, y la sapiencia de que si aceptamos un compromiso tenemos que hacernos pedazos por cumplirlo", concluyó el mandatario uruguayo.
Ante el emplazamiento de Timerman, Mujica instruyó a su canciller, Luis Almagro, para que mantenga silencio y busque canales de negociación
FUENTE: LA NACION

No hay comentarios: