viernes, 25 de febrero de 2011

ANAMIB

Buenos días,
(Aquí son un poco más de las ocho de la mañana)
Le envío el texto de su compatriota por esta vía.
Un abrazo desde la tierra de sus antepasados



http://riesgospsicosociales.ning.com

"Estimados ciudadanos del mundo global neoliberal:

Desde Montevideo, Uruguay, país que supo dar la bienvenida a muchos gallegos y españoles en general, cuando la miseria arrasaba las zonas sur de Europa principalmente, en el procesos de "modernización", donde los oficios fueron arrasados por la industrialización en masa, es que me congratulo en poderme comunicar con Uds.

Acá también existe el Acoso Moral o Mobbing. A su vez existe una asociación ACAMU, que está en pañales, pero se comienza poco a poco a insertar en el entorno social, ya que el mismo está sufriendo de este flagelo en su versión posmoderno.

Es sumamente interesante que entre Uds. se hable de "solidaridad", como uno de los valores a desarrollar en situaciónes como esta. Quizás estas problemáticas traen aparejada en su lado positivo, esa necesaria revisión de ciertos valores que se han ido dejando de lado en una sociedad capitalista que de la mano del neoliberalismo, y su hijo primogénito "el consumismo" han conjugado un sinfín de efectos perversos, como los conceptos de "eficiencia" y "eficacia", en un economicismo, que no considera otros valores más allá de conseguir el éxito económico, dejando por ejemplo a hijos abandonados al salir los dos padres a trabajar y buscar su desarrollo personal y profesional, por encima de la constitución familiar.(otro valor perimido)

Este es un país chico, y estamos pasando ya hace más de 10 años un aumento sustancial del PBI, con disminución histórica del desmpleo, bajo los gobiernos progresistas que se preocuparon de pagarles las deudas externa al FMI y al BM. Esto permitió, emitir esa deuda en bonos negociables de deuda nacional en el mecado

inteno, cosa esta que tuvo una muy buena acogida.

Esta independencia de esos organismos internacionales fue tan importante que nos permitió poder realizar lo que nosotros deseábamos realizar con nuestra economía, y no lo que ellos nos exigían que hiciéramos para pagarle la deuda.

De esta forma logramos DISTRIBUIR los recursos nacionales, realizando un país más justo y solidario, donde las clases más desposeídas hoy son verdaderos ciudadanos, ya que les llega todo los servicios de: salud, agua potable, luz, teléfono, saneamineto, educación, eliminando las viviendas precarias poco a poco, una lapto para cada niño escolar y licial, etc.

Todo ello ha traído un mayor consumo que ha reahabilitado y dinamizado la economía, procesos estos que han sido también procesados en la zona del MERCOSUR.

Pero más allá de todo eso, seguimos siendo invadidos por teorías y valores del "primer mundo" o de los "países centrales" que lo han llevado a la bancarrota, bajo la especulación y la corrupción.

Es entonces que el acoso laboral, es descubierto en Suecia por Leyman, en los años `80, estudiando a los pájaros, curiosamente, y nosotros en otra escala también estamos sufriendo esos efectos perversos identeficados como: bulliny como acoso en el ámbito estudiantil, y Mobbing, como acoso labora.

Dentro de mi estudio de master en sociología laboral, he de desarrollar en mi tesis final, parte de esta temática y buscaré medir cual es el impacto del acoso laboral en nuestro medio.

Es una novedad que a partir del convenio con AECID (Asociación Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), en la Universidad de la República, se esté procesando en ciertas facultades, cambios sumamente significativos impuestos por esta asociación donde se cambia apoyo monetario por "cambios desarrollistas" bajo las posturas neoliberales.

Es así que el Decano de la Facultad de Psicología,L.L. ha impuesto un estado de terrorpsicológico en toda la Facultad, a instancias de esa nueva dinámica eficientista.

Esto está trayendo persecusiones, despidos, acoso laboral de todo tipo, gritos, mal tratos, etc. etc.

No es entonces el acoso laboral un tema restringuido a una situación de desempleo, o de crisis que transita un país, sino de la imposición de unos valores a cargo de individuos "psicópatas narcisistas":

Según los especialistas, el mobbing generalmente no busca que una persona deje su puesto de trabajo, síno la “satisfacción morbosa de quien lo ejecuta”. Así lo aseguró a Roberto Gómez, psicólogo laboral, quien agregó que se trata de una “forma patológica del trata” que se desarrolla con la suficiente “altura” para “sostener el acoso en el tiempo”.

http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/2008/04/mobbing-cuando-el-acoso-laboral-es-obra.html

La solidaridad es una buena herramienta para destronar a esa clase de personas.

Saludos...y mucha salud laboral, les desea desde acá...

Lic. Gonzalo Cotelo."


sábado, 19 de febrero de 2011

Crimen y castigo

Editorial

Enfoque

Julia Rodriguez Larreta

Salvó su vida, sí, pero se la arruinaron para siempre. Gerard Delay era un hombre sano, joven y trabajador, pero desde el fatídico 19 de setiembre de 2010, quedó convertido en un parapléjico gracias a la bala que le encajó en su médula un delincuente menor de edad que entró en el restaurante Los Francesitos, para robarse el dinero que pudiera haber en la caja. Su parte médico indica múltiples y serias consecuencias a raíz de lo sufrido, pero al desalmado no se le condenará por homicidio, ya que por suerte para él, su víctima no murió, si bien Delay perdió para el resto de sus días la vida normal que hasta entonces llevaba.

Dado que el victimario no había cumplido los 18, tampoco le corresponderá ser castigado cabalmente de acuerdo al Código Penal, por la atrocidad cometida. Ya sea por lesiones gravísimas, lo cual podría significarle de 20 meses a 8 años de penitenciaría como máximo o de ser entendido como tentativa de homicidio, (que reduce el castigo por asesinato de un tercio a la mitad), de 5 a 15 años de penitenciaría. Además, como el sospechoso era menor de edad al momento de dejar lisiado a Delay, el juez aplicará el código de la Niñez y la Adolescencia que establece criterios de menor severidad. Como si esto fuera poco, en un año el malhechor, que fue apresado por la policía a fines de octubre, pasará a ser mayor de edad y en mérito al artículo 222 del mentado Código de la Niñez y la Adolescencia, su historial, plagado de anotaciones (21 hasta esa fecha) dando cuenta de múltiples rapiñas, (hurto con violencia) y copamientos, se destruirá y el joven quedará "limpio". Así que al entrar nuevamente a un juzgado, luego de cometer un nuevo atropello, seguramente grave, dados sus antecedentes, será juzgado como si ése fuera su primer crimen, sin el agravante de su trayectoria delictiva.

Este triste episodio nos recuerda una vez más que el proyecto del diputado Lacalle Pou, presentado hace varios años, primero durante el gobierno de Vázquez y luego bajo el actual, continúa cajoneado porque la izquierda no se pone de acuerdo ante una propuesta plena de sentido común, que viene de la oposición. El mismo supone que el legajo de los delincuentes menores no desaparezca al llegar a la mayoría de edad, tal como hoy en día, y pueda ser estudiado por el juez de la causa antes de dictar sentencia, de considerarlo conveniente. Igual sucede en cuanto a otro cambio perentorio del Código Penal para los tiempos en que vivimos; la baja de la imputabilidad. Nadie en sus cabales puede negar que en la actualidad existe, lamentablemente, un submundo de jóvenes que son un peligro público para la sociedad. Es evidente que ya no calzan en la categoría de menores y es infame que el tiempo se pase en discusiones estériles, dando así cabida a que suceda una tragedia como la mencionada, con responsables que no son sacados de circulación a pesar del riesgo que entrañan para la gente que trabaja y vive de acuerdo a la ley. Ni tampoco reciben un castigo acorde a la gravedad del hecho. Coyunturas semejantes han llevado a que sean muchos los países que han rebajado los estándares de otras épocas, para establecer un límite a la minoridad.

A su vez, para la víctima y sus familiares, a quienes entre otras penas también les ha caído un gran problema económico de difícil solución, del momento en que la persona que ganaba el sustento de la familia ha quedado inutilizada, transformándose involuntariamente en un generador de gastos, les debe resultar descorazonador descubrir lo indefensos que se encuentran en sus posibilidades de reclamar ante la justicia. Da la impresión que existe un gran desvío respecto de quién merece mayores garantías, si el herido o el heridor, al conocer las respuestas recibidas por su defensor, frente a su pedido para armar las medidas preparatorias de su demanda. Primero, en el juzgado de tercer turno se le impidió el acceso al expediente en el que se sustancia el proceso delictivo y constan las lesiones, etc. al punto de que recién se enteraron él y la familia, de que el delincuente apodado "el Chiquito", capturado por la policía, era otro fugado de la Colonia Berro, igual que su cómplice. Y qué decir de la otra puerta cerrada. Esta vez de la Suprema Corte, la que en su contestación también se niega a facilitar la información requerida por la defensa, argumentando entre otras cosas "que el menor es propietario de la información", lo que "impide cualquier actividad respecto de los datos sin participación del niño o adolescente debidamente asistido por un abogado…"

O sea que se le impide algo que forma parte de los derechos fundamentales de cualquier habitante, como lo es el acceder a toda aquella información que legítimamente tenga derecho a conocer, justamente cuando tanto se habla de la defensa de los derechos humanos. Podría decirse también, que se tipifica un caso de solidaridad del Estado, en contra del ciudadano.


miércoles, 9 de febrero de 2011

Caca, ¿se enteraron los ministros?

de enfoques, el Martes, 08 de febrero de 2011 a las 23:31

MEDIO AMBIENTE

Caca, ¿se enteraron los ministros?

Esto ocurrió días atrás en la Bahía de Maldonado.

Uno de los tantos cruceros no encontró nada mejor que soltar en la Bahía de Maldonado todos sus efluvios residuales de los baños del buque.

Si bien, los residuos están tratados químicamente, los coliformes no desaparecen totalmente.

Ningún barco en el mundo puede hacer lo que este barco hizo, y la DINARA y nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Medio Ambiente, y naturalmente que el de Turismo, habitualmente ajeno, deben tomar medidas, deben realizar la queja formal a la empresa armadora y propietaria del buque.

Para que se entienda mejor los bañistas y turistas de Punta del Este se estuvieron bañando en aguas cloacales mientras duró la permanencia del barco en la bahía.

Ayudamos indicando que el barco en cuestión debió realizar esta operación en MAR ABIERTO Y POR LA NOCHE, aprovechando las mareas salientes de los puertos o mínimo 12 millas de distancia de tierra; de lo contrario, debe ser sancionado y multado.

Fuente: enfoques

.

lunes, 7 de febrero de 2011

Como trabaja la policía cientifica / España

Criminalística

Nunca se ven cara a cara con el delincuente; por lo general, ni siquiera saben quien es. Lo suyo son las muestras diminutas, los rastros casi invisibles; su cometido es sacarlos a la luz y contribuir a resolver casos, sin moverse de la mesa de laboratorio..."Letras de cambio, cheques y recibos, aquí llegan a manta". Mientras habla, José Manuel Benavides, técnico de la sección de Documentoscopia del Servicio Central de Policía Científica, va mostrando una amplia colección de todo tipo de documentos falsificados o manipulados. "Por ejemplo, aquí tenemos un cheque que se advierte que está repasado. Han raspado el papel, han eliminado la cantidad original... porque claro, aquí de lo que se trata es de aprovechar la firma".

El trabajo de falsificador no le sirvió de mucho: los aparatos de la sección sacaron las modificaciones a la luz; mejor dicho, a los diferentes filtros y tipos de luz por los que pasó el cheque, y que hicieron desaparecer la tinta original como por arte de magia, dejando solo visibles las alteraciones.

Una vez emitido el dictamen de falsificación y enviado al juzgado, el asunto acabó, al menos para los hombres de Documentoscopia. A fin de cuentas, sólo es uno de los muchos casos de falsificación con los que se enfrentan. Además de talones bancarios, recibos y letras de cambio, también llegan pasaportes, documentos de identidad, testamentos, permisos de conducir, décimos de lotería, cartas manuscritas o mecanografiadas, fichas de casino o entradas de fútbol.

Las falsificaciones de papel moneda, que han dado tema en tantas películas, no son tan frecuentes como podría pensarse: "Hay varios tipos, desde la clásica banda organizada, que lo hace bien, hasta fotocopias de billetes coloreados a mano".

Documentoscopia cuenta con unas amplias dependencias, pero no siempre ha sido así. Esta sección, como todas las demás que integran el Servicio Central de Policía Científica (antes Gabinete Central de Identificación), ha sufrido un gran cambio en los últimos tiempos; una drástica ampliación de medios que muestra la importancia que ha ido cobrando con los años las técnicas científicas aplicadas a la investigación policial. "No ha cambiado la Policía pero sí su modo de hacer, por que ésta trabaja en función de unas leyes, a medida que esas leyes van estableciendo nuevas exigencias, la Policía tiene que cumplir esas exigencias. En estos momentos, se está yendo a una demostración del hecho mucho más fehaciente. Eso obliga a efectuar una demostración, no puede ser que llegue un policía diciendo lo que piensa o dando su opinión de lo que ha visto; lo que ha visto lo tiene que demostrar, y debe hacerlo técnicamente. Con un informe pericial, con unos análisis, con algo que objetivamente pueda servir como prueba ante un tribunal".

¿Pero en esos casos concretos se aplican estas técnicas de análisis? Prácticamente, casi todos los delitos pueden incluir la intervención de este servicio, aunque solo actúan a requerimiento judicial, aportando los resultados de su análisis. Por lo general no se les suele informar sobre los pormenores del caso en que están trabajando: pueden averiguar que la firma de un cheque es falsa, que unas balas han sido disparadas por cierta pistola en concreto, que varias papelinas de coca han sido cortadas con estricnina; pero no quién falsificó, quien disparó, quien adulteró. Y lo que es más, no quieren saberlo, pues el conocimiento de más detalles podría hacerles perder objetividad en su trabajo. "La siguiente noticia la tenemos cuando se nos cita a juicio oral para prestar declaración sobre el peritaje. El perito llega al juicio, contesta a las preguntas que le hacen y, cuando termina su declaración se va... y tampoco sabemos qué pasa en el juicio al final".

Esta búsqueda de la objetividad en el trabajo de la Policía Científica es compartida por su equivalente en la Guardia civil: el servicio de Policía Judicial. Sus instalaciones son quizá menos vistosas y su volumen de trabajo algo más descansado, pero fundamentalmente se dedican a lo mismo, con idénticos procedimientos y normas de actuación.

La base sobre la que estos departamentos trabajan podría definirse así: todo tipo de acción o intervención humana en un objeto o en otra persona deja rastros. Y esos rastros pueden ser encontrados e identificados. La sección de Documentoscopia de la Policía Científica (su equivalente en la Guardia Civil es el departamento de Grafística), es un buen ejemplo. Una falsificación puede pasar por legítima a simple vista para el hombre de la calle, pero años de experiencia y aparatos como el videoespectro de comparación, consiguen maravillas: una simple raspadura, apenas visibles para el ojo humano, resalta como con luz propia. Y si alguien ha tratado de eliminar un texto tachándolo, tampoco presenta mayor problema: al ir sometiéndolo a diferentes tipos de luz, la tachadura desaparece y el texto que había debajo puede leerse con toda claridad.

El microscopio de comparación es quizá el arma más utilizada por estos policías de bata blanca; se emplea en prácticamente todas las secciones y permite observar a la vez dos objetos distintos. Documentoscopia lo emplea, por ejemplo, para comparar un documento verdadero con otro dubitado. Lofoscopia, para buscar similitud entre dos huellas digitales. Pero es quizá la sección de Balística la que hace un uso más intenso de ese aparato... y de muchos otros. En este departamento hacen lo que todos vemos salir en las películas, simplemente que es real y el análisis mucho más exhaustivo. Proyectiles, vainas y armas constituyen su material de trabajo, y cuando llegan a la sección son analizados de la manera más completa posible. Las vainas y proyectiles se examinan con el proyector de perfiles o el microscopio de comparación en busca de señales que pueden medir menos de la décima parte de un milímetro, pero que demostrarán concluyentemente, por ejemplo que dos vainas han sido disparadas con la misma pistola. Toda la información que se obtenga queda archivada para futuras referencias, de modo que sea posible reconstruir el historial delictivo de una pistola recién llegada consultando los archivos. En ocasiones el número de serie del arma ha sido borrado, o bien el cañón o la aguja del percutor no son los originales. Estas manipulaciones suponen una mayor dificultad, pero nunca algo imposible de resolver. Lo dice bien claro una máxima expuesta en la pared: "Los laboratorios forenses no existen para una actuación rápida, sino para dar una respuesta plenamente fiable". (O, podría añadirse, lo más fiable posible...)

Para que, tanto la Policía como la Guardia Civil, emitan un diagnóstico afirmativo, les es necesaria una certeza total.En ocasiones el trabajo es sencillo, como por ejemplo, si llegan a la sección de Balística de la Policía las fotografías correspondientes a la autopsia de un atracador muerto de un disparo en el corazón. Las imágenes, no muy agradables de contemplar, muestran la herida causada por la bala en el interior del cuerpo, así como los agujeros de entrada y de salida que había dejado en la ropa del cadáver. Con esto, y con el análisis de orificios y proyectiles, los hombres de la sección tienen suficiente para describir las circunstancias en que se produjo el disparo con tanta claridad como si hubieran estado allí. Incluso con más claridad, en aquellos casos en que las declaraciones de los testigos se contradigan entre sí.

En alguna ocasión su testimonio ha sido concluyente. Hace poco más de un año, una mujer resultó muerta de un disparo en Madrid cuando paseaba por la calle Arturo Soria. La cercanía de un cuartel de la Marina dirigió hacia allí las investigaciones. "Al examinar la bala, determinamos que era de un cartucho 7,62 y había sido disparada con un Cetme. Ahora: ¿Qué Cetme era de los veinte mil, treinta mil, cien mil, que se han fabricado? Imposible saberlo. Como había sospechas de que el área de actuación podía ser el Cuartel de Marina de las proximidades, se requirió judicialmente disponer de las armas que ese día pudieron estar disponibles en el armero. Fueron, 34 Cetmes que pasaron por el laboratorio, y se determinó perfectamente cual de ellos había sido". El resto de la investigación corrió a cargo de otros departamentos, pero, al enfrentarse a una prueba irrefutable, el responsable no tardó en confesar.

Todos los días se dispara algún arma en los departamentos de Balística: necesitan los proyectiles para poder hacer comparaciones, y para obtenerlos cuentan con una galería de tiro y recogedores especiales. Incluso tienen soportes para disparar un arma a distancia, caso de que parezca no estar en buenas condiciones, para evitar así que le estalle al técnico en la cara.

Estas comprobaciones pueden también servir si a la autoridad judicial de turno le interesa saber si esa pistola o esa escopeta pueden dispararse accidentalmente o si funcionan sin complicaciones. Si hay que averiguar la deformación que sufre un proyectil al incrustarse en un cuerpo, recurren a sucedáneos: por ejemplo en la Guardia Civil disparan a cabezas de cerdo para comparar el estado de la bala con otra que se haya encontrado en un cráneo humano.

Las huellas que un proyectil pueden dejar en el interior de un cuerpo son ya competencia de los laboratorios de Analítica Forense. A pesar del nombre, no hay cadáveres tendidos sobre las mesas, pero se trabaja con unas muestras diminutas, no solo de cuerpos sino de cualquier sustancia que sea necesario identificar, trátese de un veneno, un explosivo o una droga.

"Estamos trabajando a nivel de 120-130 asuntos mensuales, tanto biológicos como de explosivos, drogas o el clásico líquido que se encuentra frente a un fallecido por asesinato o suicidio, y tienes que decir qué tiene o qué no tiene. Hay técnicas básicas que debemos conocer todos y que las conoces de la Universidad... pero si te vas metiendo en absorción anatómica, te vas metiendo en microscopía electrónica, entonces ya necesitas al experto que, a base de años y años, va cogiendo esa técnica. Lo que tienes que tener en este campo es una gran imaginación". Los buenos pero aún escasos resultados que han obtenido los avances en genética muy aplicados a la investigación policial pueden dar mucho que decir a estos departamentos de analítica.

A pesar de que el ADN tiene una importancia capital en el campo biológico, para los policías de la sección de Lofoscopia, una huella digital, o un fragmento de la misma, puede ser suficiente para identificar a su propietario sin el menor riesgo de duda. Cada huella tiene una serie de puntos o accidentes característicos, y el número mínimo admitido como prueba por un juzgado depende de la legislación de cada país. En España son doce, en otros países llegan hasta 17, en otros les basta con cuatro. Hay superficies donde las huellas quedan mejor impresionadas que en otras, pero cuando no se ven, hay una serie de productos para hacerlas resaltar.

La Policía cuenta con 750.000 fichas con las impresiones digitales de las personas que, en algún momento de su vida han tenido que "tocar el piano", como se llamaba antes a la impresión de los diez dígitos en las comisarías. Cada ficha está clasificada por orden alfabético en un archivo, y según las características de las impresiones, en otro. Pero estos gigantescos ficheros están destinados a dejar su puesto a modernos terminales de ordenador: "Berta", una base de datos que permite conservar 750.000 tarjetas, unos siete millones y medio de huellas en el ordenador que la Dirección General de la Policía tiene en el Escorial.

Localizado en un auténtico búnker, el Berta está informatizando cada día unas mil fichas del archivo de la Policía, para conseguir una identificación de huellas que podrá resolverse en cuestión de segundos desde cualquier punto de España.

La Guardia Civil tampoco se ha quedado atrás: su ordenador, "el Duque de Ahumada", situado en la Dirección General de Madrid, opera desde un edificio construido especialmente para albergar dos enormes ordenadores.El "Duque de Ahumada" y el "Berta" están interconectados y pueden colaborar en casos delictivos de especial importancia.

En la labor científica de los policías puede encontrarse la policía del futuro, y la mejora de sus instalaciones así parece indicarlo; nuevos departamentos, como Trazas Instrumentales para identificar herramientas, Toxicología o Identificación de Voz, harán aún más eficaz la labor de los sabuesos de laboratorio. Su trabajo no está en la calle, ni suelen conocer jamás el rostro de la persona cuyo diagnóstico acaba de declarar culpable. Desde sus tranquilas mesas llenas de instrumentos de alta tecnología, 24 horas al día y siete días a la semana, se limitan a contar lo que ven y cómo lo han visto.
Autor:
Vicente Bobadilla

jueves, 3 de febrero de 2011

Acuerdan código especial para menores infractores

El Código de la Niñez y la Adolescencia (CNA) tendrá cambios por acuerdo político. Habrá un apartado dedicado a aspectos procesales de los juicios a menores. Los ministros de la Corte analizarán la actuación del juez del caso de "El Pelón".

"El Pelón". Ministros estudiarán actuación del juez del caso



La comisión especial sobre minoridad infractora de la Comisión Permanente propondrá hoy a la Asamblea General varios cambios al CNA, luego de haber recogido sugerencias del presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Leslie Van Rompaey, y del ministro del Tribunal de Apelaciones de Familia, Ricardo Pérez Manrique.

La idea de los delegados de los partidos políticos es que debido a la "alarma pública" que causó el caso del referido menor que asesinó a tres personas, se hagan ajustes al CNA para mejorarlo.

Un documento que se entregará hoy a la Asamblea General, acompañado de un pedido de un mes de plazo para que una comisión bicameral prepare proyectos de ley en ese sentido, propone que se modifique el plazo establecido como límite para la privación de libertad de un menor infractor cuyo caso se esté analizando por parte del juez competente.



De acuerdo con la idea de los legisladores, el documento dice que se incorporará una "cláusula de salvaguarda" que pueda ser utilizada en forma especialmente fundada por el juez que lleve de dos a cuatro meses el tiempo total para la privación de libertad mientras transcurre el proceso.

La norma actual del CNA señala que la privación de libertad no podrá ser mayor a sesenta días y que transcurrido ese plazo sin dictarse sentencia en primera instancia el menor deberá quedar en libertad, que fue lo que sucedió en el caso de "El Pelón" tras los homicidios que cometió.

PLAZOS. Otra de las modificaciones se planteará para superar las "incongruencias", dice el documento, detectadas entre disposiciones previstas en el CNA sobre el proceso establecido y los plazos previstos. Por ejemplo, en el artículo 76 uno de cuyos numerales ordena que la audiencia final para dictar sentencia definitiva deberá fijarse dentro de los sesenta días, pero si se decreta la medida cautelar de internación provisoria de ese menor, la audiencia final deberá hacerse dentro del plazo de treinta días.

Los legisladores plantearán la separación de un código de procesos infraccionales del resto de la normativa del CNA.

Justificando esta propuesta, se sugiere la necesidad de que el proceso esté acotado en el tiempo, la definición del concepto de "plazo razonable" a partir del cual la prisión preventiva pasa a ser ilegal, y la necesidad de arbitrar en un nuevo esquema procesal la posibilidad de que haya una etapa de prueba en la que la defensa pueda articular contra la acusación fiscal la prueba que estime conveniente.

Respecto al INAU, otro de los cambios propondrá que se cumplan los plazos de presentación de los informes sicosociales preceptivos, sin el cual el juez no puede pronunciarse.

En el caso de "El Pelón" se elevó el informe fuera de plazo.

ESTUDIO. En su primer día de actividad tras la Feria Judicial de enero, los ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) resolvieron que analizarán en forma individual la actuación del juez que dejó en libertad el pasado 30 de diciembre al joven de 17 años apodado "El Pelón", quien horas después de ser liberado cometió su tercer homicidio.

El juez de feria de la Ciudad de la Costa, Juvenal Javier, ordenó la liberación del adolescente en virtud del vencimiento del plazo legal de 60 días que prevé el CNA para dictar sentencia en el caso de los menores infractores privados de libertad. "Con el informe elaborado por el juez (Javier) se tomó la decisión de que los ministros hagamos un estudio simultáneo del caso, para luego decidir en acuerdo si se inicia o no una investigación administrativa" al magistrado, informó Van Rompaey a El País.

CUATRO MESES. El presidente de la SCJ explicó que el plazo legal que prevé el CNA debe ser ampliado ante "situaciones excepcionales" de especial gravedad y complejidad que no permitan que la sentencia sea dictada en solamente 60 días.

"No es razonable un plazo de 60 días para dictar sentencia porque es demasiado breve, porque en algunos casos, si se solicitan pruebas, es imposible de cumplir", dijo Van Rompaey.

Consultado sobre la posibilidad de mantener los antecedentes penales a los menores infractores una vez que cumplen la mayoría de edad, señaló que "legalmente no influyen" en la decisión de los jueces penales porque para ellos son primarios.


El País Digital

Relevaron a 17 policías por rebelarse

EDUARDO DELGADO

El Ministerio del Interior dispuso el relevo e inicio de sumarios a 17 policías que "suspendieron sus funciones". El Pit-Cnt busca bajar el perfil al incidente y los sindicatos policiales no tienen posición consensuada.

La medida decidida por efectivos de la Seccional 7ª de solo atender las actividades esenciales (incluida el patrullaje), tomó por sorpresa ayer miércoles a las autoridades del Ministerio del Interior, a la dirigencia del Pit-Cnt y de algunos de los sindicatos policiales.

La reacción de los jerarcas ministeriales fue rápida y dura: "relevo inmediato de los funcionarios involucrados; entrega del uniforme, arma y carné policial, se les tome acta e inicie el sumario correspondiente".

En asamblea, policías de la seccional 7ª (Prado) analizaron y cuestionaron su situación salarial, que consideran insatisfactoria y decidieron suspender las actividades que no fueran esenciales a su función, dijeron diversas fuentes consultadas por El País.

En el transcurso de la tarde de ayer, jerarcas policiales concurrieron a la seccional y dialogaron con los funcionarios que tomaron la medida.

A la hora 18, la decisión del Ministerio ya estaba tomada. Una camioneta con varios efectivos del Grupo Especial de Patrullaje Preventivo llegó hasta el destacamento policial a relevar a los funcionarios. En tres viajes, los 16 policías que tomaron la medida fueron trasladados hasta la Jefatura de Policía.






Afuera los rostros eran de preocupación entre algunos policías de la propia seccional que no estaban en funciones y miembros del Sindicato Policial de Montevideo (Sipom).

"¡Con dignidad!", les gritó uno de ellos a quienes partían conducidos en un vehículo.

Otro efectivo de la Seccional 9ª también debió concurrir a la Jefatura por adherir a la medida de sus camaradas de la 7ª.

A las personas que estaban en la puerta de la seccional se sumaron otros sindicalistas policiales y el integrante del Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt Gustavo Signorelle, quien coordina en la central sindical con los sindicatos policiales.

Hubo discusiones y reclamos entre sindicalistas policiales y Signorelle, que luego ingresó al local de la seccional a dialogar con el comisario, sub comisario y personal que concurrió desde Jefatura.

A la salida, Signorelle buscó bajar los decibeles a lo ocurrido, sostuvo que no hubo paro, sino una asamblea cuya realización no fue comunicada al Ministerio del Interior, como correspondía en este caso.

Mencionó que hubo malentendidos entre los policías y habló de inmadurez y falta de experiencia en los sindicatos policiales, fruto de que hace pocos años que se formaron. Agregó que el Pit-Cnt hará gestiones ante el Ministerio para evitar que los policías sean sancionados y que a su entender debe reunirse la Federación de Sindicatos Policiales para analizar lo ocurrido.



"Es una situación compleja, hubo una serie de malos entendidos y de mal manejo de algunas informaciones, sobre todo de qué ha pasado. Por ejemplo, en esta seccional no hubo paro. Estaban en asamblea", dijo.

"Termina en esto porque entre otras cosas hay esos malos entendidos de todo lo que pasa en la fuerza policial. Esta es una fuerza sujeta a disciplina, armada, por lo tanto cualquier pequeño movimiento en seguida es detectado a través de los organismos que corresponden, y acá lo que pasó fue eso", acotó el dirigente del Pit-Cnt.

Para Signorelle, "no hubo represión" de parte del Ministerio, "no se cumplieron algunos requisitos que permitieran que la asamblea se realizara en la forma correcta", como notificar previamente a la secretaría de Estado, a la que "habrá que aclararle para que no se tomen sanciones con esos compañeros". Dijo que las conversaciones con el Ministerio serán "a partir de lo que resuelva, porque tampoco se pueden hacer gestiones por las dudas". "La movida no es como la detectó el Ministerio o como alguien se la vendió", sostuvo.

Héctor Giménez, del SUPU, dijo que ese sindicato no apoya la movilización en la Seccional 7ª, porque uno de sus líderes les dijo que no querían saber nada de sindicatos. En cambio, José Acuña, vicepresidente del Sipom, opinó que la decisión del Ministerio "fue una ejecución ejemplarizante del poder político, para que vean lo que les va a pasar si llegan a tomar otra medida".

Quedarán libres
El jefe de Policía de Montevideo, Wilder Ferreira, informó a El País que los policías traslados a la Jefatura serán liberados después de ser interrogados. Ana Suárez, abogada del sindicato de Policías de Montevideo, dijo que no se le permitió tomar contacto con los policías detenidos.


El País Digital