domingo, 12 de junio de 2011

Corrupción: avances por "colaboradores"

PABLO MELÉNDREZ

Gracias a la figura del "colaborador", los fiscales especializados en crimen organizado lograron avances en varios casos de corrupción pública. En una causa, evalúan infiltrar a un policía en una dependencia estatal.

Los fiscales Mónica Ferrero y Ricardo Perciballe tienen en este momento en trámite unos 15 expedientes -la mayoría de narcotráfico- donde cuentan con "colaboradores", en función de una ley de mediados de 2009 que creó esa figura legal.

Ferrero dijo a El País que ha logrado "muy buenos resultados" en casos de corrupción pública en base a información que recibió gracias al aporte de "colaboradores".

El más notorio de esos expedientes es el de la Armada, donde junto a la jueza Graciela Gatti, Ferrero indaga una compleja red de corrupción. En esa causa un marino entregó varias carpetas con documentos para ser procesado sin prisión.

En base a esa información, las magistradas analizan otras 16 compras de la Armada presuntamente simuladas, por las cuales seguramente habrá más procesamientos de marinos y proveedores, que se sumarán a los cuatro enjuiciamientos dispuestos en agosto de 2010, entre ellos, el del excomandante Juan Fernández Maggio.

Por otro lado, Ferrero contó que en función de acuerdos de "colaboración" que firmó en casos de narcotráfico, le fue posible "recuperar grandes cantidades de droga".

La fiscal dijo que en los únicos casos donde pidió los procesamientos sin prisión de "colaboradores" fue en causas de corrupción. En los otros casos, todos de narcotráfico, quien aportó información fue a prisión bajo el compromiso de tener una pena menor a la que le correspondería.

En tanto, Perciballe dijo que actualmente tiene en trámite tres causas con "colaboradores", que implican casos de corrupción y una estafa. Agregó que en otro expediente está "en proceso" de firmar otro acuerdo.

"Los acuerdos de colaboración pueden firmarse en el marco de un proceso o con el objetivo de reunir información para otras investigaciones", explicó Perciballe a El País.

A su vez, el fiscal dijo que en un caso de presunta corrupción pública (en torno al que todavía no se ha formado un expediente sino del que solo maneja algunos datos) evalúa la posibilidad de utilizar la figura del "agente encubierto" una vez que se inicie la investigación judicial formalmente.

De esa forma, si la idea de Perciballe prospera, implicará que un agente policial se infiltrará en la oficina pública donde se indagará la maniobra con el objetivo de recabar información sobre el hecho.

Tanto la figura del "colaborador" como la del "agente encubierto" existen desde 2009, cuando en el marco de la actualización de la ley antilavado de activos, se crearon esos nuevos métodos de investigación para los delitos que se indagan en los juzgados especializados en crimen organizado.

POLÉMICA. En noviembre de 2009, el procesamiento con prisión del abogado penalista Carlos Curbelo Tammaro, acusado de participar en maniobras de lavado de activos provenientes del narcotráfico, generó gran polémica, ya que fue uno de los primeros casos notorios donde se aplicó la figura del "colaborador".

En ese expediente, una operadora inmobiliaria del departamento de Maldonado que estaba implicada en las maniobras, logró un acuerdo con el fiscal Diego Pérez y así fue que el entonces juez Federico Álvarez Petraglia no la procesó.

La mujer, que luego fue enjuiciada por una estafa que cometió en Maldonado, aportó documentos e información que permitió ubicar a otros miembros de la organización delictiva. Junto a Curbelo Tammaro fueron procesadas otras cuatro personas, una de las cuales también firmó un acuerdo con el fiscal Pérez, por lo que meses después logró su absolución.

La defensa de Curbelo Tammaro, a cargo del catedrático penalista Miguel Langón, fustigó públicamente en el recurso de apelación el procesamiento de su colega y la aplicación de la figura del "colaborador" en el expediente.

Langón planteó, entre otras cosas, que el mecanismo fue mal utilizado porque se aplicó antes de que hubiera procesamientos y también cuestionó el "peligro" que implica el hecho de que los acuerdos sean firmados por los fiscales, funcionarios que dependen jerárquicamente del Poder Ejecutivo.

Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones Penal de 2° Turno, -en una sentencia que era muy esperada en el foro judicial-, confirmó el pasado 5 de mayo el procesamiento de Curbelo Tammaro.

"El beneficio que recibe por sus declaraciones, hace que aunque sean de un involucrado en los sucesos investigados, no puedan ser asimiladas a simples confesiones. Ello no significa -como pretende la defensa- que carezcan de valor en todo aquello que perjudique a otros participantes de la organización", dice el fallo.

NUEVA LEY
La ley 18.494, aprobada en junio de 2009, actualizó la legislación contra el lavado de activos y el crimen organizado. El artículo 6° de la norma creó la figura del "colaborador" quien, en cualquier etapa del proceso judicial, podrá llegar a un acuerdo con el fiscal del caso para a cambio de brindar información sobre el grupo delictivo y detalles de su operativa, podrá obtener una reducción en su pena y hasta evitar su procesamiento. En tanto, el artículo 7° habilita el uso de la figura del "agente encubierto" mediante la cual se autoriza a "funcionarios públicos a actuar bajo identidad supuesta y a adquirir y transportar objetos, efectos e instrumentos de delito y diferir la incautación de los mismos", según explica el texto de la ley.

http://www.elpais.com.uy/110612/pnacio-572515/nacional/corrupcion-avances-por-colaboradores-/
El País Digital

No hay comentarios: