jueves, 3 de febrero de 2011

Relevaron a 17 policías por rebelarse

EDUARDO DELGADO

El Ministerio del Interior dispuso el relevo e inicio de sumarios a 17 policías que "suspendieron sus funciones". El Pit-Cnt busca bajar el perfil al incidente y los sindicatos policiales no tienen posición consensuada.

La medida decidida por efectivos de la Seccional 7ª de solo atender las actividades esenciales (incluida el patrullaje), tomó por sorpresa ayer miércoles a las autoridades del Ministerio del Interior, a la dirigencia del Pit-Cnt y de algunos de los sindicatos policiales.

La reacción de los jerarcas ministeriales fue rápida y dura: "relevo inmediato de los funcionarios involucrados; entrega del uniforme, arma y carné policial, se les tome acta e inicie el sumario correspondiente".

En asamblea, policías de la seccional 7ª (Prado) analizaron y cuestionaron su situación salarial, que consideran insatisfactoria y decidieron suspender las actividades que no fueran esenciales a su función, dijeron diversas fuentes consultadas por El País.

En el transcurso de la tarde de ayer, jerarcas policiales concurrieron a la seccional y dialogaron con los funcionarios que tomaron la medida.

A la hora 18, la decisión del Ministerio ya estaba tomada. Una camioneta con varios efectivos del Grupo Especial de Patrullaje Preventivo llegó hasta el destacamento policial a relevar a los funcionarios. En tres viajes, los 16 policías que tomaron la medida fueron trasladados hasta la Jefatura de Policía.






Afuera los rostros eran de preocupación entre algunos policías de la propia seccional que no estaban en funciones y miembros del Sindicato Policial de Montevideo (Sipom).

"¡Con dignidad!", les gritó uno de ellos a quienes partían conducidos en un vehículo.

Otro efectivo de la Seccional 9ª también debió concurrir a la Jefatura por adherir a la medida de sus camaradas de la 7ª.

A las personas que estaban en la puerta de la seccional se sumaron otros sindicalistas policiales y el integrante del Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt Gustavo Signorelle, quien coordina en la central sindical con los sindicatos policiales.

Hubo discusiones y reclamos entre sindicalistas policiales y Signorelle, que luego ingresó al local de la seccional a dialogar con el comisario, sub comisario y personal que concurrió desde Jefatura.

A la salida, Signorelle buscó bajar los decibeles a lo ocurrido, sostuvo que no hubo paro, sino una asamblea cuya realización no fue comunicada al Ministerio del Interior, como correspondía en este caso.

Mencionó que hubo malentendidos entre los policías y habló de inmadurez y falta de experiencia en los sindicatos policiales, fruto de que hace pocos años que se formaron. Agregó que el Pit-Cnt hará gestiones ante el Ministerio para evitar que los policías sean sancionados y que a su entender debe reunirse la Federación de Sindicatos Policiales para analizar lo ocurrido.



"Es una situación compleja, hubo una serie de malos entendidos y de mal manejo de algunas informaciones, sobre todo de qué ha pasado. Por ejemplo, en esta seccional no hubo paro. Estaban en asamblea", dijo.

"Termina en esto porque entre otras cosas hay esos malos entendidos de todo lo que pasa en la fuerza policial. Esta es una fuerza sujeta a disciplina, armada, por lo tanto cualquier pequeño movimiento en seguida es detectado a través de los organismos que corresponden, y acá lo que pasó fue eso", acotó el dirigente del Pit-Cnt.

Para Signorelle, "no hubo represión" de parte del Ministerio, "no se cumplieron algunos requisitos que permitieran que la asamblea se realizara en la forma correcta", como notificar previamente a la secretaría de Estado, a la que "habrá que aclararle para que no se tomen sanciones con esos compañeros". Dijo que las conversaciones con el Ministerio serán "a partir de lo que resuelva, porque tampoco se pueden hacer gestiones por las dudas". "La movida no es como la detectó el Ministerio o como alguien se la vendió", sostuvo.

Héctor Giménez, del SUPU, dijo que ese sindicato no apoya la movilización en la Seccional 7ª, porque uno de sus líderes les dijo que no querían saber nada de sindicatos. En cambio, José Acuña, vicepresidente del Sipom, opinó que la decisión del Ministerio "fue una ejecución ejemplarizante del poder político, para que vean lo que les va a pasar si llegan a tomar otra medida".

Quedarán libres
El jefe de Policía de Montevideo, Wilder Ferreira, informó a El País que los policías traslados a la Jefatura serán liberados después de ser interrogados. Ana Suárez, abogada del sindicato de Policías de Montevideo, dijo que no se le permitió tomar contacto con los policías detenidos.


El País Digital

No hay comentarios: