lunes, 31 de enero de 2011

Una vacuna podría 'inmunizar' contra los efectos de la cocaína

Asturias fue seleccionada junto a Barcelona y Madrid para participar en un ensayo mundial que cuenta con mil personas


Asturias participará en un ensayo mundial de la vacuna contra la cocaína. El Principado ha sido seleccionado junto a Madrid y Barcelona para formar parte de un estudio internacional y multicéntrico que pretende dar con una inyección que permita a los toxicómanos desengancharse de la cocaína con menor angustia y trastornos que con los tratamientos actuales. En Asturias será el centro de salud de La Corredoria, en Oviedo, el que reclutará a los participantes. En total serán 30 personas con altos índices de adicción a la cocaína y cuyas edades podrán oscilar de los 18 a los 55 años. La investigación será dirigida en el Principado por el catedrático de Psiquiatría, Julio Bobes, quien también preside la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica y la entidad Sociodrogalcohol.



El ensayo mundial está dirigido a mil pacientes de España, Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Estados Unidos, entre otros países. Antes de llegar a este paso (la fase tres del estudio), la vacuna ya fue probada en animales y en un grupo más pequeño de personas voluntarias. La hipótesis de la que parten los especialistas es que la vacuna es capaz de bloquear la llegada de cocaína al cerebro. Esto hará que el paciente no sienta placer cada vez que consume, pero sí que sufra los efectos físicos y negativos que la cocaína deja en el cuerpo (taquicardias, sensación de inquietud y palpitaciones).


La inyección se compone de cocaína transformada. La sustancia hace que el organismo genere anticuerpos que impiden la llegada de la sustancia al cerebro. Sin la 'recompensa' o el estímulo que cada 'raya' deja en el cuerpo, la dependencia a la droga decrece y por tanto es más fácil desengancharse.


Evitar el 'mono'
Los estudios preclínicos realizados hasta la fecha con esta vacuna experimental demuestran que la misma no genera el tradicional 'mono' que sí provocan el resto de tratamientos de deshabituación. «Para un cocainómano en tratamiento sería mucho más fácil dejarlo», explica Bobes.


Los ensayos arrancarán el próximo mes de setiembre. Para conocer los resultados habrá que esperar a marzo de 2012. La mitad de los participantes asturianos (15) recibirán la vacuna contra la cocaína. Otros 15 serán inyectados con un placebo, una sustancia sin efectos terapéuticos. La terapia se desarrollará a lo largo de seis meses. Las tres primeras dosis de la vacuna se darán con una frecuencia de 15 días. Las dos restantes se inyectarán una cada mes. Al final del semestre se compararán los resultados de deshabituación obtenidos en cada grupo. Durante los seis meses los participantes serán sometidos a analíticas y pruebas constantes para determinar si consumen y cuántos consumen.


Datos favorables
El catedrático de Psiquiatría se muestra optimista, aunque cauto. Pese a que los datos barajados hasta el momento «son favorables», Bobes no quiere adelantar acontecimientos. «Hay que esperar a ver qué resultados se obtienen», precisó. Si el ensayo confirmara que la vacuna es efectiva, arrancaría la fase de elaboración, autorización y comercialización.


Julio Bobes destacó la importancia que supone para Asturias formar parte de un proyecto sanitario de este alcance. «Es un reconocimiento para la red de salud mental del Servicio de Salud del Principado y también un estímulo para sus profesionales», indicó. Hasta el momento, los tratamientos contra la adicción a la cocaína se basan en terapias cognoscitivas y conductuales, conjugadas con apoyos farmacológicos. «Sería la primera vacuna biológica».


Además del centro de salud ovetense, en España participarán también los hospitales Ramón y Cajal, de Madrid, y el San Pau y el del Mar, de Barcelona.


Fuente: elcomerciodigital.com