jueves, 25 de marzo de 2010

Prevén cambios de ánimo por el calentamiento



Sequías extendidas seguidas de inundaciones devastadoras, calor en invierno y frío en verano, y granizo del tamaño de un puño durante una lluvia de apenas unos minutos son sólo algunos de los efectos del calentamiento global ya comprobados. Los estudiosos de la incidencia de esos bruscos cambios en la salud mental se muestran en estado de alerta, pues advierten que, de poder dibujarse hoy un mapa mundial del estado de ánimo que tendrán las personas de aquí a diez años, éste no sería nada halagüeño.

Numerosos trabajos científicos sostienen que el clima cálido y los días de sol predisponen a las personas a estar de mejor humor que durante las jornadas frías y grises. Pero ¿la suba de la temperatura de manera constante como producto del calentamiento será igualmente beneficiosa?

Una investigación publicada recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que es probable que el cambio climático pueda tener un impacto negativo en la salud mental de las poblaciones, y como las temperaturas extremas afectan el sueño y aumentan el estrés, ello podría derivar, incluso, en más depresiones y ansiedad.

Hoy, la persistencia de casos de depresión y ansiedad en todo el mundo representa una tasa del 10 por ciento, pero podría aumentar al 20% después de la exposición de la población a traumas severos como los causados por el clima, sostienen los especialistas.

En este contexto, consideran que quienes ya sufren desórdenes mentales serán los más vulnerables, pero quienes no, no necesariamente deberán pasar por desastres ambientales para que su estado de ánimo se vea afectado por los cambios en el clima.

Los científicos destacan que deben profundizarse los estudios para tomar los recaudos necesarios y estar preparados tanto para prevenir los desastres como para asistir a las poblaciones una vez ocurridos.

La investigación recogida por la OMS fue elaborada por los psicólogos Prabhat Chand y Pratima Murthy y presentada en el Foro Regional de Salud. Afirma que la influencia del clima en el ánimo de las personas se comprueba en la existencia del trastorno afectivo estacional (SAD, según sus siglas en inglés), "caracterizado por la aparición de la depresión en invierno y en otoño y por la aparición de manía o hipomanía en primavera".

Esto se debe a que la variación de la cantidad de luz solar afecta la actividad de la serotonina, que es un neurotransmisor.

Este tipo de patologías se tratan exponiendo a los pacientes a una terapia de luz y suelen ser sufridas por quienes viven en países en donde los tiempos fríos y grises son prolongados y los períodos de luz y calor, escasos.

No obstante, no debe esperarse que en esas zonas del mundo el humor cambie para mejor. El estudio advierte: "?las desviaciones de las temperaturas medias mensuales a temperaturas no habituales inciden en el incremento de suicidios (que suelen darse en primavera)". Extrapolando estos resultados "es probable que el cambio climático pueda tener un impacto negativo en la salud mental de esas poblaciones".
El sueño y el estrés

En el caso de quienes viven en países tropicales o templados, el panorama no parece mejorar. "La exposición a temperaturas extremas afecta el sueño y aumenta el estrés (?); además, puede alterar las habilidades cognitivas y crear tensiones interpersonales y conflictos", afirma el estudio publicado por la OMS.

"El psiquismo humano reacciona adecuadamente a un cambio cuando tiene el tiempo suficiente de adaptación. El calentamiento global podría tener consecuencias nefastas por la velocidad con que ocurre", explicó a LA NACION Gustavo Corra, psicoanalista y consultor de la Asociación Argentina de Médicos por el Medio Ambiente (Aamma).

"El lapso que va entre 2000 y 2009 es muy probable que sea señalado como el más caluroso de la historia desde que comenzaron los registros, en 1850", dijo Michel Jarraud, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, durante la cumbre climática celebrada en Copenhague, en diciembre pasado.

"El calentamiento del planeta lleva a que las temperaturas medias sobre la superficie terrestre estén próximas a aumentar en más de 2º C, lo que trae aparejada la exacerbación de los fenómenos climáticos. Hoy, entre el 15 y 20% de las personas afectadas por desastres naturales sufren desórdenes postraumáticos; el porcentaje aumentaría en la próxima década", dijo a LA NACION Osvaldo Canziani, ex copresidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas.

Por ejemplo, del total de personas afectadas por el tsunami ocurrido en Asia, en 2004, entre el 20 y el 40% sufrió trastornos psicológicos de corta duración y entre el 30 y el 50% tuvo trastornos entre moderados y graves.

Las sequías y las inundaciones, más allá de las enfermedades que suelen traer aparejadas, causan estrés, angustia y un aumento del promedio de suicidios, según el informe de la OMS.

FUENTE: LA NACION