jueves, 17 de septiembre de 2009

FRANCIA -MUJER CONFIEZA QUE SERA LA N0. 23 EN SUICIDARSE




Esta noche seré la empleada número 23 de France Telecom que se suicida"
Ola de suicidios en la gran empresa de telecomunicaciones francesa.
23 suicidios desde febrero de 2008; otras 13 personas lo han intentado.
Los sindicatos lo achacan al estrés y continuas reestructuraciones




Una ola de suicidios entre empleados de la gran empresa de telecomunicaciones gala France Telecom ha hecho saltar las alarmas en el país y ha obligado al Gobierno a intervenir.


La última muerte se registró el viernes pasado, una mujer de 32 años que, según publica la agencia AFP, antes de arrojarse desde el cuarto piso de su oficina en París envió un email a su padre: "Esta noche seré la empleada número 23 que se suicida".
Van a cambiar a mi jefe y para tener al que voy a tener, prefiero morirme


Veintitrés trabajadores de la empresa se han suicidado desde febrero de 2008; otros 13 lo han intentado. Este jueves, la revista Paris-Match ha revelado el contenido del mensaje de Stephanie: "Cuando hablamos por teléfono esta mañana y me dijiste que te parecía que no estaba bien de ánimo, tenías razón.
Mis pulsiones suicidas han vuelto y he decidido hacerlo esta noche".
"Por supuesto, mi jefe no sabe nada pero seré la empleada número 23 que se suicida", continúa el texto. "No acepto la nueva reorganización del servicio.

Van a cambiar a mi jefe y para tener al que voy a tener, prefiero morirme".
"Dejo mi bolso con los teléfonos y las llaves en mi oficina.





Sólo me llevaré conmigo mi tarjeta de donante de órganos...nunca se sabe", concluye el mensaje.
Tras enviar el email, la mujer saltó por su ventana.





Gravemente herida, murió tras dos horas de agonía, según algunos de sus colegas que fueron testigos de la tragedia.


Víctimas del estrés

Los sindicatos atribuyen esta ola de suicidios al estrés del trabajo y los constantes planes de reestructuración. Los beneficios de la compañía, que en Francia emplea a 102.000 personas, se han visto reducidos durante el primer semestre del año, y se prevé que la situación empeore en el segundo.




Presionado por la situación, el Gobierno francés (es el principal accionista, con el 27% del capital) convocó el martes pasado una reunión entre el ministro de Trabajo, Xavier Darcos, y el presidente de la compañía, Didier Lombard, para encontrar una solución.



Tras el encuentro, Lombard declaró que haría todo lo posible por detener "esta espiral infernal".
Ya se han adoptado algunas medidas, como establecer una línea telefónica para que los trabajadores que se sientan deprimidos puedan consultar a médicos ajenos a la compañía, así como la suspensión del programa de reestructuración y el refuerzo del departamento de reestructuración y el refuerzo del departamento de Recursos Humanos.

No hay comentarios: