lunes, 1 de junio de 2009

SARKOZY PONE EN FUNCIONAMIENTO TODOS LOS RECURSOS PARA LA INVESTIGACIÓN.







El aparato, con 228 personas a bordo, cubría la ruta Río de Janeiro-París.
No hay constancia de viajeros españoles

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación no tenía constancia a las 13.30 horas de hoy de que viajaran españoles en el avión, según una portavoz del departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos.
Aunque la portavoz ha precisado que no se podrá comprobar si había españoles o no a bordo de esa aeronave hasta que la compañía aérea publique la lista de pasajeros, ha señalado que sus servicios de Emergencia Consular no han recibido alguna llamada de alerta por parte de familiares de eventuales pasajeros españoles en ese vuelo.

No obstante, el departamento que dirige Miguel Angel Moratinos ha puesto toda su maquinaria a trabajar. Los servicios de Emergencia Consular han ordenado al Consulado General de España en París que inicie las gestiones correspondientes en estos casos ante la compañía aérea para conocer si viajaban españoles en la aeronave desaparecida.

Las principales causas de accidentes

Los fallos en los instrumentos de navegación y la despresurización de las naves han sido las causas principales que han ocasionado los últimos accidentes aéreos, en los que previamente los aviones habían desaparecido de los radares.







El piloto y experto en seguridad del Colegio Oficial de Pilotos (OCOPAC), Francisco Cruz, que habitualmente hace la ruta que hacía el Air France AF447 de Río de Janeiro a París, ha indicado que el último caso de un avión desaparecido de las pantallas de los radares se registró en enero del 2007, con un Boeing 737 de Adam Air, unas líneas aéreas indonesias de bajo coste.

Según este experto, la investigación posterior concluyó que el aparato cayó al mar con 102 personas a bordo por un fallo en los instrumentos de navegación. A su juicio, si el aparato de Air France ha caído en el mar va a ser muy difícil encontrarlo.

Air France piensa que la aeronave pudo haber sido alcanzada por un rayo
El aparato avisó de un cortocircuito eléctrico tras atravesar una zona de tormentas
El Airbus 330-200, procedente de Río de Janeiro, tenía previsto aterrizar en el Charles de Gaulle hacia las 11.15 horas

Sarkozy pone en funcionamiento todos los recursos disponibles para investigar lo ocurrido
Las autoridades aeroportuarias francesas creen que "no hay ninguna esperanza"

"Estamos ante una catástrofe aérea". Las duras palabras del director general de Air France, Pierre-Henri Gourgeon, no dejan lugar a la esperanza en relación con la desaparición del avión de la compañía que cubría la ruta Río de Janeiro-París con 228 personas a bordo, entre ellos 7 niños y un bebé. Gourgeon ha comparecido ante la prensa en el aeropuerto Roissy Charles de Gaulle, donde el vuelo AF447 debería haber aterrizado a las 11.14 horas (09.14 GMT).


El avión desapareció de las pantallas de radar después de haber atravesado una zona de "turbulencias fuertes" cerca del archipiélago de Cabo Verde, hacia las 04.14 horas (02.14 GMT), según había informado la compañía en un comunicado.
Air France ha precisado que a esa hora tuvo información de la existencia de una "avería del circuito eléctrico" del aparato, un Airbus A330-200.
El avión "atravesó una zona de tormentas con turbulencias fuertes", según un comunicado de la compañía, cuyo director de comunicación, François Brousse, mencionó posteriormente la posibilidad de que el aparato hubiera sido alcanzado por un rayo. Brousse ha afirmado que esa posibilidad es "la más probable", y ha mencionado que las circunstancias meteorológicas de la zona de turbulencias y tormentas que atravesó el avión podrían explicar lo que sucedió con el aparato.
Los controladores aéreos brasileños tuvieron su último contacto con el avión cuando se disponía a entrar en el espacio aéreo de Senegal, anoche a las 22.33 hora local (01.33 GMT), según ha señalado el Comando de la Fuerza Aérea. El informe agrega que a las 02.20 GMT, hora en que debía ingresar en el espacio aéreo de Senegal, "la aeronave de Air France no efectuó el contacto de radio previsto con el Cindacta III, lo que fue informado al control de Dakar". La Fuerza Aérea ha relatado que la aerolínea le ha comunicado que el aparato "envió un mensaje para la compañía informando problemas técnicos en la aeronave (pérdida de presurización y falla en el sistema eléctrico)".

Diez minutos después de constatar la pérdida de contacto, las operaciones de búsqueda de las autoridades brasileñas se pusieron en marcha (a las 02.30 horas) a partir de la base aérea de Recife, capital del estado de Pernambuco (nordeste).
También las autoridades de Cabo Verde colaboran en la búsqueda del aparato por si hubiera caído en las aguas del Atlántico cercanas a la ex colonia portuguesa. A esto hay que sumar el rastreo de un avión senegalés en busca de la aeronave desaparecida.

La peor hipótesis

La compañía aérea ha emitido un comunicado en el que comparte la preocupación de los familiares de pasajeros y tripulación y ofrece números de teléfono para suministrar información de lo sucedido, aunque de momento se tienen pocos datos. La autoridades francesas no hablan todavía claramente de que se haya producido un accidente fatal del avión, aunque todos los elementos disponibles apuntan a que es lo más probable y que el vuelo no fue desviado por la fuerza a otro destino

.
El ministro de Ecología y a cargo de Transporte, Jean Louis Borloo, ha vaticinado que cabe esperar "la peor de las hipótesis", puesto que el aparato estaría ahora "casi al límite de queroseno". En declaraciones a la emisora RTL, Borloo ha subrayado que "hace cinco horas que no hay comunicación ni civil ni militar" con el aparato. Según ha explicado, el avión tampoco ha sido detectado "por los radares militares de Marruecos y España".
Según el ministro, "es extremadamente difícil decir" dónde se habría producido exactamente la desaparición del aparato, pero "probablemente" habría sido "en el medio" de su recorrido.

"Viva inquietud" de Sarkozy

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha expresado su "viva inquietud" por la desaparición del aparato y ha puesto en funcionamiento todos los recursos disponibles para su localización y para investigar lo ocurrido. Sarkozy se desplazará esta tarde al gabinete de crisis que se ha creado en el aeropuerto parisino Charles de Gaulle, según ha informado el Elíseo en un comunicado.

Especialistas en navegación y control aéreo sostienen que es muy difícil que el aparato hubiera podido perder el contacto con los radares por algún fallo técnico y no recuperarlo poco después, ya que hay maneras de restablecer ese control. Además el seguimiento del vuelo tendría que haberse retomado por responsables de Senegal y luego de España, que deberían haber asumido el relevo antes de que entrara a ser rastreado por el control francés.

La compañía Air France ha habilitado un espacio reservado en la terminal 2 del aeropuerto París-Charles de Gaulle para los familiares de los pasajeros.

Marruecos descarta que esté en su espacio aéreo

Marruecos ha descartado que la aeronave haya caído en su espacio aéreo. El director de la Dirección General de la Aviación Civil marroquí, Manar Abdnbi, ha confirmado que el aparato debía pasar por el espacio aéreo marroquí, pero que "el contacto se perdió mucho antes de que lo tuviera que atravesar, por lo que no hubo ninguna comunicación con nuestros organismos nacionales".

Agregó que el país cuenta con un dispositivo de búsqueda y salvamento conforme a la normativa internacional, pero que "nada indica que el avión haya caído en aguas marroquíes, por lo que no hay razón para ponerlo en marcha".
Entre los 216 pasajeros del avión de Air France desaparecido en el Atlántico hay un bebé, siete menores, 82 mujeres y 126 hombres, además de 12 miembros de la tripulación. Según la agencia Ansa, que cita fuentes del aeropuerto, cinco italianos viajarían a bordo del avión.El aparato tenía previsto aterrizar en la terminal 2 E del aeropuerto Roissy-Charles-de-Gaulle a las 11.10 am, hora local.

Un "centro de información para familiares" se ha abierto en Charles-de-Gaulle y en el aeropuerto international Tom Jobim, en Río de Janeiro, además de poner a disposición de los afectados dos números de urgencia: uno para Francia (0 800 800 812) y otro para el extranjero (00 33 1 57 02 10 55). El ministro galo de Asuntos Exteriores ha activado un tercer número de información (0 800 174 174).

No hay comentarios: