domingo, 7 de junio de 2009

Polémico discurso provocó la salida de Tourné de Interior.

Vázquez le “sugirió” que dejara el cargo por descalificar al oficialismo y a la oposición





El presidente Tabaré Vázquez designó al subsecretario de Trabajo, Jorge Bruni, como futuro ministro del Interior ante la "renuncia indeclinable" de Daisy Tourné. Mientras vuelve de Ginebra, el cargo será ocupado por el titular de Transporte, Víctor Rossi.



En un escueto comunicado, el secretario de la Presidencia, Miguel Toma, informó ayer sobre la renuncia de Tourné y las designaciones resueltas por Vázquez para suplirla, que incluyen la permanencia de Carlos Bernal en la subsecretaría de la cartera. Por primera vez desde el inicio de la gestión, el comunicado de la Presidencia ante un cambio de ministros no incluyó un agradecimiento por los servicios prestados por Tourné.

Los hechos que precipitaron el alejamiento de Tourné se gestaron el miércoles durante un encuentro con jóvenes socialistas, cuando la ministra repartió adjetivos soeces entre los precandidatos de la oposición e incluso entre los parlamentarios del Frente Amplio (FA), a quienes acusó de sostener "niveles de discusión ramplones". El jueves, sus dichos tomaron estado público a través de Subrayado y generaron la exigencia inmediata de su renuncia por parte de los precandidatos de la oposición.

En la mañana de ayer, Tourné se comunicó telefónicamente con el secretario general del Partido Socialista (PS), Eduardo Fernández y le dijo que en pocas horas se reuniría con el presidente para analizar lo ocurrido. En ningún momento de la conversación le indicó que pensara en renunciar.

Al mediodía llegó a la residencia de Suárez y Reyes y se reunió con Vázquez. Cuando se retiró, ya no era ministra del Interior. Fuentes del gobierno dijeron a Ultimas Noticias que el presidente "le sugirió que renunciara", ante lo cual Tourné puso su cargo a disposición.

El mandatario llamó a Bruni, que viajó a Ginebra para participar de la Conferencia Internacional del Trabajo que organiza la OIT, y le ofreció el cargo. El subsecretario de Trabajo aceptó y Vázquez dispuso que hasta su retorno, que será a fin de mes, la titularidad del Interior quede en forma interina a cargo de Rossi. La abrupta decisión sorprendió incluso al ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, quien no fue informado en forma previa de la designación que lo dejó sin subsecretario.

A las 15 horas, con los cambios ya resueltos, Tourné brindó una breve conferencia de prensa en el Ministerio del Interior para anunciar su "decisión" de renunciar y no admitió preguntas de la prensa. Si bien aseguró que ella misma había resuelto dejar el cargo, a esa hora su agenda en el sitio web todavía anunciaba que a las 16 horas inauguraría una policlínica odontológica en Sarandí del Yi.

Hace un par de semanas, cuando el presidente Vázquez dijo que los ministros que quisieran hacer campaña deberían dejar el cargo, Tourné aseguró que permanecería "hasta el final". Sin embargo, su alejamiento no causó sorpresa en el gabinete, dado que "la situación se estaba poniendo un poco difícil", según señalaron varios miembros del gobierno.

Según sus allegados, el "fuerte perfil mediático" de la ministra era motivo de preocupación para Vázquez, que sin embargo había resuelto mantenerla en el cargo hasta fines de julio, cuando sería removida junto a otros varios miembros del equipo dispuestos a hacer campaña. "Mi voluntad es no cambiar ningún ministro pero si alguno libremente quiere participar de la campaña electoral, después del 29 de junio tendrá que optar", dijo el presidente a principios de abril. Pero los insultos proferidos el miércoles por la ministra contra oficialistas y opositores precipitaron la decisión e impidieron al mandatario "disimularla" entre otras remociones.

Las fuentes indicaron que Vázquez quería "un perfil de menor exposición, más cauteloso y menos estridente" que el de Tourné, "más afín al estilo del gobierno" aunque nunca la reprendió frente a los demás ministros por sus actitudes porque "no es su estilo".

En algunas instancias, se llegaron a manejar nombres de posibles sustitutos, como los ministros Héctor Lescano y Eduardo Bonomi, el prosecretario Jorge Vázquez y el ex subsecretario Juan Faroppa. En todos los casos, el gobierno "cerró filas" en defensa de Tourné pero ayer varios reconocieron que "era lo que correspondía" y que en el gabinete se percibía que la decisión de Vázquez "era cuestión de tiempo".

“Debo reconocer que me ganó la pasión, suele sucederme”

La conferencia final de Daisy Tourné en el salón de reuniones del Ministerio del Interior fue breve. Mediante un monólogo -su ex asesor en comunicación, Enrique Rivero, advirtió a la prensa de las condiciones del acto- la ministra explicó las razones de su "renuncia indeclinable". Tras agradecer la numerosa presencia de la prensa, y manteniendo en todo momento un gesto sonriente, la ex jerarca aludió a una frase de Max Weber: "En uno de sus trabajos (Weber) decía que hay tres cualidades que un político o política debe tener: pasión, sentido de la responsabilidad y mesura. Yo debo reconocer que me ganó la pasión, como suele sucederme".

Tourné explicó que tras repasar esta frase apelaba "al sentido de la responsabilidad que también tengo" y dijo que no quiere "transformarse en un obstáculo que empañe lo que ha sido la gestión del mejor gobierno que ha tenido este país (...) el gobierno del Frente Amplio".

Por esa "responsabilidad" la ex jerarca dijo que a primera hora de la mañana de ayer tomó la decisión de presentarle su renuncia a Tabaré Vázquez quien, "luego de haber tenido una conversación" con Tourné, la aceptó. La ex secretaria de Estado manifestó que no quería que por su causa se "lesione en modo alguno la imagen y la trayectoria de lo que para mí es el mejor presidente de la República que ha tenido el Uruguay". Para concluir su última y fugaz aparición pública como ministra, agradeció al presidente "por haberme dado esta enorme posibilidad de aprendizaje", al Frente Amplio y al Partido Socialista y a todos sus "colaboradores que trabajan mañana, tarde y noche incansablemente por lograr los objetivos que nos planteemos (...) a los y las policías, gente maravillosa que he conocido y con la que he trabajado codo a codo, y que sé van a seguir trabajando incansablemente para cumplir con su misión".

Tourné reconoció que el Ministerio del Interior "ha sido uno de los mayores desafíos que he tenido en mi vida" y enfatizó que no dejará de "batallar un solo segundo por el triunfo del Frente Amplio que es a esta altura inevitable. Dijo sentirse "orgullosa de ser frenteamplista" y prometió que "esté donde esté" seguirá "trabajando por el Frente Amplio, por el país" y defendiendo a sus "queridos policías".

Con la misma prisa que al inició de su conferencia, Tourné se retiró por la misma puerta izquierda, atravesó el patio de la planta superior escoltada por el jefe de la Unidad de Comunicación, Enrique Rivero, y se perdió por otro pasillo donde, a mitad de camino, estaba parado el director del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad, Rafael Paternain

Apoyo de socialistas

Los principales dirigentes del Partido Socialista respaldaron a la ministra saliente. El secretario general del Partido, Eduardo Fernández, lamentó la renuncia de la ministra y concurrió al ministerio para darle su apoyo. Idéntico gesto tuvieron otros dirigentes del sector.

El ministro de Industria, Daniel Martínez, dijo que le causó “dolor” la salida de Tourné del gabinete. “Es una excelente compañera que puso mucho esfuerzo y fue demasiado juzgada por sus peculiaridades personales”, dijo.
Ultimas Noticias.

No hay comentarios: