domingo, 31 de mayo de 2009

EL SALVADOR: LA DELINCUENCIA CRECE

El Salvador con epidemia de homicidios







» Los diputados desconocen que la criminalidad es una de las principales deudas de la Comisión de Seguridad,



EL Gobierno saliente, y un reto latente para Mauricio Funes .





David Marroquín
Sábado, 30 de Mayo de 2009


Estas son dos historias como otras miles.

Los hermanos Balmore y Abner Vicente Aguillón Aldana, de 26 y 21 años, fueron dos de cinco personas asesinadas entre las 3:30 y las 5:00 de la tarde del martes anterior, en San Salvador y La Libertad.


Estos son cinco de 12 homicidios que en promedio ocurren a diario a escala nacional.
Los jóvenes trabajaban como mecánicos y fueron acribillados en el km 21 de la Carretera a Santa Ana, cerca de la finca El Cobanal, en Lourdes, Colón, La Libertad, un sitio inseguro.

Según un estudio del Instituto de Medicina Legal, en los cinco años de la administración Saca se registraron más de cinco mil homicidios, por encima del periodo de su antecesor Francisco Flores.


Las frías estadísticas de la institución forense revelan que en la administración Flores se registraron 12 mil 488 crímenes, mientras en la de Saca, 17 mil 612 asesinatos. Fabio Molina, jefe de estadísticas de Medicina Legal, aclaró que este incremento tiene mucho que ver con la forma en que se registraban los homicidios en el país en el pasado.





No obstante, desde diciembre de 2004, Medicina Legal, Fiscalía General de la República y Policía Nacional Civil suscribieron un solo protocolo. Esto no sucedió en el Gobierno de Flores, ya que cada institución por separado llevaba el conteo de los crímenes y dichas cifras variaban mucho, una de la otra.


Pero aún con ello, en este quinquenio se registró una alta incidencia de asesinatos -70% con arma de fuego, según la PNC-. Ernesto Angulo, miembro de la Comisión de Seguridad y Combate al Narcotráfico de la Asamblea Legislativa, afirmó que esta alza criminal responde a la narcoactividad como resultado de las restricciones migratorias y fronterizas que el Gobierno de Estados Unidos impulsó después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.


Estas circunstancias habrían provocado reducir el ingreso de la droga de los cárteles colombianos y mexicanos a EE.UU., considerado como principal consumidor.


"Además El Salvador pasó de ser puente de la droga del sur al norte a mercado de consumo", dice Angulo. A esto se suma las deportaciones masivas de salvadoreños con antecedentes delictivos de Estados Unidos.
Explicó que el saldo en rojo se debe a que los narcos se aliaron a las pandillas para obtener seguridad de ellos, en el paso de grandes cantidades de droga por el territorio nacional, a cambio del pago en especies, lo cual fue para el menudeo local y su propio consumo, a parte del trasiego de armas y extorsiones.


Aunado a estos flagelos, el arenero Angulo afirmó que faltó dinero para impulsar los planes antidelictivos. Citó la negativa del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en aprobar los préstamos internacionales por más de 400 millones de dólares, de los cuales una buena porción eran para invertir en seguridad. A su juicio, también faltaron leyes como las que permite las escuchas telefónicas y eficiencia de la Fiscalía para investigar el delito.


El Coronel José Antonio Almendáriz, del PCN, es del criterio que la criminalidad aumentó en el Gobierno de Saca por la falta de preparación, conocimiento de leyes y reinstrucción permanente de la PNC y la Fiscalía para depurarlas constantemente.


Coincide en que las pandillas, el crimen organizado y el narcotráfico aumentaron la violencia. Mientras, el diputado efemelenista Benito Lara afirmó que el auge delictivo que el Gobierno de Saca hereda al siguiente es por la "atomización" de la Policía.


"Desnaturalizaron la doctrina que dio origen a la PNC. Los dos últimos gobiernos hicieron de esta institución una Policía reactiva que para contrarrestar los diferentes fenómenos delincuenciales formaron infructuosamente diversas policías dentro de una sola", subrayó el diputado Lara. Además, concentró erróneamente a los pandilleros en los penales.


Sobre el fenómeno, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria, Jorge Daboub, llamó a todos los sectores a unir esfuerzos para hallarle un solución.


Raúl Melara, director ejecutivo de la ANEP, puntualizó que el incremento de homicidios afecta la inversión nacional y extranjera por la inseguridad jurídica y ciudadana que se vive a diario, y la cual urge de ser encarada.

No hay comentarios: