viernes, 14 de noviembre de 2008

FELICITO A COLOMBIA ESPERO SEAMOS IMITADORES













LA BUENA NOTICIA DEL VIERNES!!!

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ME ENCANTÓ!!

SERAN MUY POCOS ,- COMO NO PODÍA SER DE OTRA MANERA- ,


PERO ESTOS, PEQUEÑOS-GRANDES GRUPOS "JUSTICIEROS", VAN MÁS ALLÁ DE LA "PROCTECCIÓN" DEL VICTIMARIO Y EL CAMBIO DE ESTRUCTURA CARCELARIA.

LEÍ HOY, QUE EN FRANCIA CASI EL 50% DE LOS DELINCUENTES QUE SALEN DE LAS CÁRCELES POR AGRECIONES CON ARMAS BLANCAS, INDEFECTIBLEMENTE, REGRESAN CARATULADOS "ASESINOS".

Y YA SABEMOS LO QUE OCURRE CON LOS VIOLADORES , TAMBIÉN EN UN 99% DE REINCIDENTES....

SE HABLA, DE QUE EN LAS CÁRCELES ..."NO HAY LUGAR".NADA MÁS CIERTO!!!


PERO EN NUESTROS PAISES, NO SE HABLA DE REEVER CASOS AÚN PENDIENTES, DE SERES HUMANOS MAL DEFENDIDOS, QUE TENDRÁN , SI SALEN UN ESTIGMA-.,

EL QUE SEGURAMENTE SERÁ "LA SEMILLA ", QUE CRECIENDO LOS HARÁ DELINCUENTES VERDADEROS

...........................................................................................

COMO ESTOS JÓVENES, OTROS EGRESADOS O NO DE LA FACULTAD, PAGADA POR TODOS, PODRÍAN TOMAR A ESTOS COLOMBIANOS DE EJEMPLO-.DIOS QUIERA , ESTA IDEA QUE YA SE ESTÁ REALIZANDO EN OTRAS PARTES, TERMINE SIENDO UNA LEY, PARA DEPURAR LOS JUZGADOS DE PAPELERÍA "DORMIDA", DESOCUPAR LAS CÁRCELES, Y...HACER REALIDAD LA ESPERANZA DE ¡MUCHOS!!S.L.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Podría sonar paradójico, pero no lo es.



Mientras en Colombia la impunidad supera el 90%, un grupo de estudiantes de Derecho está dedicado a buscar inocentes que hayan sido condenados y estén pagando sus penas en las cárceles.
La tarea comenzó hace unos meses en La Picota, una de las principales cárceles de Bogotá, donde hay unos 2.900 presos.
Los futuros abogados ya han entrevistado a más de 140 reclusos y creen que entre un 10% y un 15% de ellos son inocentes.


"Estamos convencidos de que hay personas inocentes pagando penas injustamente impuestas", le dice a BBC Mundo el director del Proyecto Inocencia de la Universidad Manuela Beltrán, Luis Fernando Castellanos.


El líder del grupo, admite, sin embargo, que el procedimiento para sacar a los inocentes de las cárceles es muy dispendioso y toma tiempo, pues implica entablar acciones de revisión ante los tribunales.
"Muchos de los que creemos que son inocentes han sido condenados como personas ausentes en los procesos penales. Es decir, no han tenido la oportunidad de controvertir las pruebas de la Fiscalía", le señala a BBC Mundo la estudiante Karol Moreno.




Uno de sus compañeros, Francisco León, agrega que en otros casos, los defensores que les asigna el Estado a los procesados en ausencia que fueron condenados no estudiaron bien los casos o no asistieron a las audiencias.
"En algunos casos hubo varios defensores de oficio que 'se tiraron la pelota' entre sí", subraya León.
Sin prueba de ADN
El grupo ha encontrado casos que podrían clasificar para una acción de revisión, como el de un hombre que alega ser estéril y está condenado a 11 años y medio de prisión por la violación y el embarazo de una menor con retardo mental.


En algunos casos hubo varios defensores de oficio que 'se tiraron la pelota' entre sí
Francisco León
Al revisar el expediente, los estudiantes encontraron que en el proceso nunca se hizo una prueba de ADN para establecer si el hombre es efectivamente el padre del hijo que tuvo la menor que fue violada.
La universidad ya decidió costear los US$100 de un espermiograma, con base en el cual se podrá probar si el condenado es fértil o no, añade Castellanos.
Si el examen determina la infertilidad del preso, lo más probable es que se entable la acción de revisión de su condena.
El equipo también se ha encontrado con casos en los que se cree en la inocencia de los condenados, pero aún no ha hallado el camino para demostrarla en los estrados judiciales.
Eso es lo que pasa con Gilberto Ángel Moreno, que está condenado junto a su hermano, Luis Ángel Moreno, por secuestro, acceso carnal violento y porte ilegal de armas.
Gilberto alega su inocencia; afirma que el día de los hechos no estaba en la zona donde vivía y dice que el problema radica en que comparte el segundo nombre con su hermano, quien sí aceptó su participación en los hechos.
También está el caso de Aldemar Navia Joven, un campesino que se encontraba en un bar en una zona del sur del país cuando guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lanzaron una granada y mataron a un agente de la policía.
Difíciles de probar
Navia Joven fue condenado por homicidio, tentativa de homicidio y terrorismo, pero un ex miembro de las FARC, que desertó, aseguró que "Aldemar no fue el autor del atentado y que no pertenecía a ese grupo", cita Castellanos.

Los estudiantes creen que un gran porcentaje de los entrevistados son inocentes.
El problema en este caso es que la versión de Navia Joven está respaldada por la de otra persona cuya credibilidad podría ser puesta en duda en una acción de revisión.
"En este caso no pudimos avanzar. Para nosotros, ese señor es inocente, por la manera como narra los hechos, por la manera tan convencida como habla", dice Castellanos.
El director del proyecto reconoce que en esos casos se sienten "impotentes para demostrar la inocencia" de los condenados.
Sin embargo, él y sus ocho estudiantes no se desaniman. Y recuerdan lo que ha conseguido el proyecto en el que se inspiraron, que comenzó en 1992 en la facultad de Derecho Benjamín Cardozo, de la Universidad Yeshiva, de Nueva York.
Allá, recuerda Castellanos, 222 presos condenados han recuperado su libertad por la aparición de pruebas nuevas. Treinta y cinco de esos inocentes esperaban su turno para ser ejecutados en el llamado Pabellón de la Muerte.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

No hay comentarios: